Dialogamos con el especialista Roberto Gómez de la Iglesia* acerca de los contenidos y reflexiones presentes en el seminario especial “Innovación cultural y cultura de innovación”.

¿Cuáles fueron los ejes centrales de los encuentros?

Hemos trabajado sobre el concepto de innovación en las organizaciones culturales. Muchas veces por el hecho de ser organizaciones que trabajan intensivamente con la creatividad, se cree que estas organizaciones siempre son innovadoras y esto no es así. Se puede pertenecer al sector y sin embargo ser organizaciones poco innovadoras en muchos aspectos.

 
"...lo importante en el ámbito cultural es ser innovador en los modelos organizativos..."

 

Lo fundamental para que una organización sea innovadora es poner el foco en la organización. No es tan relevante innovar en formatos, procesos o tecnologías; lo importante en el ámbito cultural, como en cualquier otro ámbito, es ser innovador en los modelos organizativos, eso es lo sostenible en el tiempo. Si eres innovador en los modelos será más fácil que seas innovador en todo lo demás.  

Por otro lado, trabajamos cómo abordar la cultura de la innovación, cómo desde la cultura y las artes, podemos generar una sociedad y otros tipos de organizaciones más innovadoras. Analizando la experiencia de conexiones improbables hemos visto cómo se puede trabajar con artistas en este tipo de organizaciones para desarrollar procesos de innovación; es decir, cómo se puede hacer una práctica artística y cultural sin artefactos.

 
"...la innovación está en volver a hacerse las preguntas básicas..."

 

Para ello jugamos a “encajar lo Improbable” un juego para reflexionar sobre actitudes y metodologías de innovación, donde conversamos sobre conceptos que aparecen en él pudiendo generar un relato a partir del intercambio. Estos relatos no se plantearon sólo en términos de reflexión sino de acción. Es decir, construimos el relato a partir del cual cada uno pasa a hacer cosas, a realmente innovar, y así cada estudiante se ha quedado con una pequeña senda de innovación personal.

  

En el seminario mencionaste que a menudo la innovación tiene que ver con la esencia de las cosas. ¿A qué te referías?

Nos complicamos creyendo que innovar tiene que ver con tecnologías y con cuestiones complejas cuando normalmente la innovación está en volver a hacerse las preguntas básicas. Innovar está en saber hacer esa pregunta que me resitúa en el por qué y el para qué de lo que yo hago.  Cuando esa reflexión estratégica se hace, uno puede dar la vuelta completamente a lo que está haciendo. A menudo la innovación parte de las cosas esenciales y sencillas.

Decimos que se trata de encontrar “la pregunta que mata”: una pregunta sencilla que a veces nos formula alguien que no es experto en nuestro ámbito. Es una pregunta básica que te desarma y funciona como detonante para un proceso de innovación más radical, que suponga cambios relevantes.


*Roberto Gómez de la Iglesia es economista y gestor cultural. Profesor titular del Máster en Gestión Cultural de la Univ. Complutense de Madrid-SGAE. Ha dirigido divergentes y disonancias, dos plataformas de relación entre artistas y empresas para la innovación abierta y colaborativa. Es creador y director de conexiones improbables y c2+i, organización que impulsa procesos creativos y nuevos ámbitos de relación entre economía, cultura y organizaciones Sociales.